Beit Rambam - Comunidad Judía Progresista de Andalucía

 


Iyyar 5777


 

Una añoranza de siglos


El día 3 de agosto del año 1492 de la era común, el último judío se disponía a cumplir con el Edicto de Granada, que lo obligaba a él y a todo el pueblo hebreo de Sefarad a abandonarla, lo que sumaba aún más tristeza a la luctuosa conmemoración del día anterior, 9 de Av, Tishá b’Av de 4251.

Miles de judíos - ancianos, hombres, mujeres y niños - iban andando por los polvorientos caminos de Al Ándalus, bajo el calor sofocante de aquel tórrido verano. Se dirigían al puerto más cercano, donde abordarían la nave que los llevaría hacia tierras menos hostiles.

Y acaso algunos giraron la cabeza y miraron por última vez hacia su lugar de nacimiento, aquel en donde sus antepasados habían vivido, trabajado, amado, soñado, rezado y donde habían sido enterrados durante tantos siglos; e incluso puede que uno de ellos susurrara desolado:

Perdimos a Toledo,
perdimos a Sión,
no hay consolación.

Llaves

Reproducción de las llaves de Sevilla
entregadas por los judíos y árabes al Rey Fernando III.
© Molarte / La judería de Sevilla

 

Pero ya en el barco, que se iba alejando lentamente de aquella querida tierra, quizás algún otro se permitió un pensamiento esperanzado y elevó su voz emocionada en una breve plegaria:

¡Quiera Adonai que un día los judíos volvamos a Sefarad!

Hubo de pasar un periodo nada menos que de cinco siglos, pero el deseo de aquel anónimo judío, que expresaba el sentir de todos cuantos se marchaban, se cumplió. En los inicios del siglo XX, poco a poco, comenzaron a regresar los judíos a España, tanto sefardíes como asquenazíes procedentes de todos los confines del mundo, que volvían a radicarse en las añoradas y nunca olvidadas tierras de Sefarad.

Tal como siempre han hecho, en cuantos países tuvieron que vivir en sus muchas migraciones, obligados por la intolerancia, las expulsiones y por sus propios deseos de vivir en paz, se reunieron en comunidades.

Así sucedió en toda España: en Madrid, Barcelona, Málaga y tantas otras ciudades, entre ellas Sevilla.

Y fue en Sevilla, mientras celebrábamos Sucot el 21 de septiembre de 2013, 17 de Tishrei del año hebreo de 5774, donde se constituyó oficialmente la Comunidad Judía Progresista Beit Rambam de Andalucía, lo que sumó contento a la alegría propia de esta fiesta.

Calle Judería, Sevilla
Calle Judería, Sevilla.

Nuestra comunidad aún es joven y grande nuestra escasez material, pero lo que nos falta en experiencia y recursos, nos sobra en ilusión. Es a ésa nuestra actual realidad, modesta pero de la que nos sentimos orgullosos, a la que te damos nuestra más cálida bienvenida.

 

¿Nos acompañas?